¿Cómo aumentar el DESEO SEXUAL? 5 Pasos

Cuando una relación empieza no tenemos que hacer ningún esfuerzo para mantener la llama del deseo viva. La testosterona, que aumenta de manera natural durante la fase de enamoramiento, se ocupa de hacer el trabajo “sucio” por nosotros. Además nuestro cerebro nos ayuda a que vivamos esta experiencia de manera plena e intensa. Así es que lo único que tenemos que hacer es dejarnos llevar por lo que nuestro cuerpo nos pide, que suele ser, estar el máximo de tiempo posible (física y mentalmente) con nuestro enamorado/a.

Leer más

¿CÓMO TENER MÁS INICIATIVA SEXUAL?

¿Sabías que me podéis encontrar en el Canal Youtube de Oh!Sensual?

Hoy me estreno con mi primer vídeo en el que os hablo sobre como tener más Iniciativa Sexual. De este modo aquellas personas con menor iniciativa en sus relaciones sexuales aprenderán a desarrollarla fomentando así su deseo sexual.

Espero que os guste, y os ayude a desarrollar una sexualidad más saludable, satisfactoria, y porqué no, también más divertida. ¡Esperaré vuestros comentarios!

¡ADIÓS A LOS DÍAS MALOS!

Existe cierta “alergia” a los días malos, cómo si sentirse triste, enfadado, ofuscado, rallado, preocupado (o cómo tú quieras llamarlo) fuera malo.

Pienso que hay una tendencia “happy” que nos exige sentirnos felices (el máximo tiempo posible) y que por ende nos culpabiliza cuando algo no nos va bien y nos sentimos mal.

Primero de todo, no os penséis que este post es una oda a la depresión, ni mucho menos. Lo que me  gustaría es que pudierais transformar el adjetivo “malo” de los días malos en días que sencillamente no estamos mega-felices y por tanto a aprender a gestionar estas emociones. Hay quien las etiqueta de negativas,  a mí no me gusta llamarlas así, porque entonces parecería que fueran menos buenas que otras, y lo cierto es que todas tienen su función.

Vamos por partes…

PASO 1: ¡Adiós a los días malos!

Leer más

“NO SÉ SI QUIERO A MI PAREJA PORQUE ME IMAGINO CÓMO SERÍA CON OTRAS PERSONAS.”

Lo quiero y tengo claro que es el hombre de mi vida, si es que existe tal hombre sé que al menos ahora lo escojo a él. Nos lo pasamos bien juntos, me río con él, también nos enfadamos de vez en cuando. Me gusta compartir mi vida con él y pensar en un futuro juntos, pienso en formar una familia y la veo junto a él, pienso en nuestras próximas vacaciones y quiero planificarlas con él. Pero por otro lado, pienso en otros hombres, en si estoy escogiendo al acertado, en si en el fondo me conformo porque es lo fácil y lo cómodo pero no estoy enamorada de verdad. A veces, mientras tomo un café en una terraza y se sienta un chico a mi lado, al escucharlo lo veo más afín a mí, y me imagino que con él sería más feliz. Incluso cuando estoy en casa con Andrés, los dos tumbados en el sofá, me imagino cómo sería estar con otra persona, alguien diferente, quizás más alocado, o espontáneo, o quizás más tranquilo y centrado, y pienso en mi y en ese chico juntos (tiene la mirada perdida, y sonríe mientras me relata sus historias). Pero después (su rostro se vuelvo más serio, muestra preocupación y me mira fijamente), me empiezo a agobiar, “pero ¿por qué pienso en otros hombres si yo quiero al mío?”, “¿me estaré volviendo loca?”, “¿tengo un problema en mi relación?” o simplemente no sé lo qué quiero.

Este es un pequeño relato de las conversaciones que teníamos con Sofía en terapia. Ella era una chica de 35 años, llevaba 4 años junto a su actual pareja, y tenía miedo de estar equivocándose, de no saber si escogía al hombre acertado.

El miedo se expresa de muchas formas, y nos hace creer una historia que no es cierta, que no está pasando. Esto nos lleva a crear en nuestra cabeza historias (más o menos terroríficas) de lo que no queremos que pase bajo ninguna circunstancia (pero que como casi todo en la vida, es posible).

¿Y qué pasa cuando estando en pareja tu mente se va a otros escenarios más o menos idílicos, pero en el fondo ficticios?

Pues que infravaloras lo que realmente existe, tu relación de pareja real.
Las fantasías (esas historia imaginarias que crea tu mente) funcionan como mecanismos de defensa (te protegen), son estrategias para huir (virtualmente) de la realidad. Y hay personas que son unas expertas en contarse grandes historias, con todo lujo de detalle, tanto… que viven vidas paralelas en su cabeza.

Mientras tengas el “Play” en tu cabeza, no podrás ver la película real que vives y decidir si esta película, tu vida, sin reyes ni reinas, sin sapos ni princesas, es la que quieres vivir o necesitas hacer algún cambio (o arreglo) en ella. Y ahí está el quid de la cuestión, esta es la dificultad real, ver los problemas sin escaparte, y como adulto/a tomar las riendas y afrontarlos.

Así es que si eres de los que te cuentas cuentos a menudo, y esto te hace dudar sobre si quieres o no a tu pareja, te propongo lo siguiente.

5 PASOS PARA NO CONTARTE HISTORIAS Y VIVIR TU VIDA REAL (que no está nada mal si aprendes a vivirla con consciencia):

  1. No se trata de buscar al chico/a ideal, a la pareja que cumpla todos los “tics” de tu lista de “must be”. Se trata de ver y valorar a la pareja que escoges. Haz una lista de todas las cosas que te aporta tu pareja actual, y valora si son importantes para ti, si es así, sencillamente ¡disfrútalas!
  2. Está bien ser un cuenta-cuentos, y cómo tienes ese talento innato úsalo a tu favor. Coge una libreta y un bolígrafo y escribe tu historia real. Así serás más consciente de lo que vives y te ayudará a tomar decisiones más acertadas para ti.
  3. Fíjate cuando tu mente vuela hacia otros mundos: es cuando discutes con tu pareja, cuando tienes un mal día o estás de bajón, o quizás cuando estás aburrido. Este punto es súper importante porque te darás cuenta de qué te estás escapando, qué problema te cuesta hacer frente y solucionar, y podrás empezar a resolverlo.
  4. Ya te has hecho mayor, así es que ha llegado el momento de responder cómo adulto. Resuelve el problema o el conflicto real. Tu pareja te va a seguir queriendo. De hecho es uno de los mejores actos de amor que puedes hacer, por ti y para él/ella.
  5. A medida que vayas construyendo tu novela real, irás descubriendo nuevos detalles que no habías percibido. Te darás cuenta de lo que realmente quieres, de lo que te molesta y aprenderás a comunicarlo, aprenderás a cuidarte y a pedir cómo necesites que te cuiden. En definitiva serás el protagonista de tu vida y junto con tu pareja construiréis vuestra historia, una bonita historia (con sus baches, stops en el camino y alguna que otra montaña rusa), lo siento, pero la vida en pareja no es un cuento de hadas, pero no te asustes que tampoco es una tortura china.

Te animo a que descubras cómo es realmente tu relación de pareja, sin compararla con la que creas que debería ser. Así y sólo así descubrirás lo bonito que es compartir la vida con alguien y decidirás cómo tú quieres compartirla.

Existen infinidad de parejas posibles, sé valiente, sé diferente, sé tú mismo y junto a tu pareja formad vuestra relación ideal (en formato real).

STAGE RESIDENCIAL NÒVUM: ABRIRSE A LA ALEGRÍA

26, 27 y 28 de Febrero del 2016

Taller Residencial: Abrirse a la Alegría

Aprendiendo a disfrutar de la vida.

Te proponemos un fin de semana lleno de estímulos y experiencias en medio de la naturaleza.

Crearemos los espacios y las dinámicas para explorar y despertar la capacidad de vivir y disfrutar con alegría.

UN FIN DE SEMANA PARA…

… Despertar tus sentidos.

… Explorar diferentes vías hacía el disfrute y el placer.

… Conectar con la parte genuina y espontánea de cada uno.

… Desmontar antiguos esquemas y creencias sobre la felicidad y el placer, para acercarse a nuevas maneras de disfrutar y sentir la vida.

PARA MÁS INFORMACIÓN:

Tríptico Informativo Stage Alegría

RESERVA E INSCRIPCIONES:

608 87 41 35 / 606 20 75 71

info@novum.es

PLAZAS LIMITADAS

NI BLUE MONDAY NI PINK MONDAY

¿De qué color te sientes hoy?

Hoy es casi imposible que el “Blue Monday”, el día más triste del año, nos pase por alto. Es trending topic, los medios hablan de él, como si tuviera entidad propia, la campaña publicitaria para la agencia de viajes Sky Travel en 2005 sigue teniendo vida.

Son numerosos los artículos que desmienten la ecuación que pronosticaba el día más triste del año. Yo no quiero ser uno más de esos posts, aunque sin duda pienso que tiene poco de cierto y nada de científico. Así es que mi propósito de hoy es doble, vamos allá.

 

PRIMERA CUESTIÓN: LAS ETIQUETAS NOS GENERAN CONFIANZA Y TRANQUILIDAD.

El “Blue Monday” no deja de ser una etiqueta que nos recuerda que existen una serie de variables que juntas conllevan una alta probabilidad de sentirnos de un determinado modo. En este caso hablaríamos de un clima frío, cierto nivel de deuda tras las compras navideñas y las rebajas (la cuesta de enero), el tiempo pasado desde Navidad, el tiempo en el que fracasan nuestros propósitos de año nuevo y la motivación; y todo junto nos hace tener más probabilidad para sentirnos tristes.

Saber que existen estos factores nos genera tranquilidad, a la vez que nos ayuda a entender el porqué de un determinado estado de ánimo. Ahora bien, es importante no tomar las etiquetas como dogmas, como resultados inamovibles y de los que no podemos hacer nada para que cambien.

Cuando encontramos algo que define lo que sentimos y que nos explica lo que estamos pasando, nos sentimos más tranquilos, cuando lo que nos sucede tiene un porqué nos hace sentir menos “bichos raros” y esto nos genera seguridad.

Sí, está genial saber el porqué, y ponerle el nombre correcto a lo que nos pasa, pero ojo con “encariñarse” con la etiqueta. Toda etiqueta tiene la capacidad de ser transformada si así lo escoge cada persona. Y a partir de este punto es cuando podemos pasar a la segunda cuestión que os planteo.

 

SEGUNDA CUESTIÓN: Blue, Pink, Green… Cualquier color está bien. ¿De qué color te sientes hoy?

Cuando leía los diferentes artículos que hablaban sobre el Blue Monday, me encontraba con defensores y detractores. Como si estuviera bien o mal esto de tener un día triste. Ni es bueno encariñarse con la tristeza, ni tampoco lo es el hiperpositivismo. Existen tantos colores con estados emocionales, y sólo uno mismo puede saber de qué color es su día. Seguramente no me equivoco si pienso que a muchos os gustaría que hoy fuera un Pink Monday, pero que ese fuera vuestro color/día ideal, no significa que sea el que sintáis. Por eso la primera pregunta que necesitáis haceros es: ¿De qué color te sientes hoy? Y sencillamente permítete el color que sea, con amabilidad hacia ti mismo, con aceptación y con la intención de si deseas cambiar de color, haz lo que puedas para transformarlo.

 

Te propongo algunas preguntas para ayudarte a poner color a tu lunes.

  1. ¿De qué color te sientes hoy?
  2. ¿Te está bien el color que sientes? Si la respuesta es afirmativa, disfrútalo, si es negativa sigue con la siguiente pregunta.
  3. ¿Qué color necesitas para sentirte mejor?
  4. ¿Puedes hacer algo hoy para cambiarlo? Si la respuesta es negativa, acepta con amabilidad que hoy va a ser un día triste, si la respuesta es afirmativa sigue con la siguiente pregunta.
  5. Escribe una acción (por muy pequeña que sea) que podrías hacer para cambiar de color tu día. Cuando tengas una, piensa un poco más y ves a por la segunda.

 

Y ahora sí, ya tienes todo lo necesario para vivir tú lunes del color que sientas, y quieras (si puedes cambiarlo).

¡FELIZ LUNES!

¿PUEDE SOBREVIVIR EL DESEO AL PASO DEL TIEMPO?

¿Puedes desear a tu pareja durante toda una vida? ¿La deseas más, menos, diferente? ¿Qué sucede con las ganas de estar con quién quieres cuando ya no te sorprende porque la conoces muy pero que muy bien?

Cuando una relación empieza no tenemos que hacer ningún esfuerzo para mantener la llama del deseo viva. La testosterona, que aumenta de manera natural durante la fase de enamoramiento, se ocupa de hacer el trabajo “sucio” por nosotros. Además nuestro cerebro nos ayuda a que vivamos esta experiencia de manera plena e intensa. Así es que lo único que tenemos que hacer es dejarnos llevar por lo que nuestro cuerpo nos pide, que suele ser, estar el máximo de tiempo posible (física y mentalmente) con nuestro enamorado/a.

Para muchos sería fácil mantener esta fórmula, y que: “para los siglos de los siglos… el deseo sexual se mantuviera intacto”, que sólo con mirar a tu pareja, o que ella te mirara a ti fuera suficiente para que hubiera un encuentro sexual.

Estamos más habituados a aceptar que las parejas rompan o que tengan relaciones extramatrimoniales; y en cambio nos cuesta más creer que  una pareja pueda desearse pasados los años. Pero del mismo modo que existen relaciones fugaces, otras que no aguantan el paso del tiempo, también las hay que sobreviven, y si lo logran es porque de alguna manera han logrado conservar y transformar con el paso del tiempo, parte de esa llama de cuando eran jóvenes.

Disfrutar con tu pareja sexualmente tras  toda una vida juntos es una de las mejores pastillas anti-envejecimiento que puede existir. Y esto no lo dice ninguna farmacéutica, es uno de los regalos que yo he podido observar en consulta cuando una pareja que lleva más de 20 años juntos se siguen deseando.
Lo cierto es como para casi nada en la vida, no existe una fórmula mágica para lograrlo. Sin embargo, sí hay algunos PASOS que os pueden ayudar a que el deseo siga vivo:

  1. Cultiva tu imaginación, desarrolla una mente curiosa y mira con interés a tu pareja. No se trata de practicar el kamasutra y de innovar en cuestión de “técnicas”. No te olvides de la sorpresa. La novedad, es el gran aliado del deseo. Si la rutina genera tranquilidad y predictibilidad (también necesaria en una relación a largo plazo), el deseo necesita sorpresa, aventura y novedad.
  2. Piensa más en sexo. Las fantasías nos permiten trascender los obstáculos morales, sociales y personales, y por tanto son un lugar seguro para lograr el placer.
  3. Mantened vuestro espacio de intimidad. No es un espacio de 5 minutos, no lo entendáis como un espacio que se cuenta y que tiene con una frecuencia determinada. Se trata de crear un espacio donde dejéis vuestros “trajes” de personas responsables, y dejéis que el juego erótico sea el protagonista de vuestro momento.
  4. Observa y actúa ante el curso del deseo en vuestra relación. El deseo es cambiante. A lo largo de la relación habrá momentos en los que el deseo aumente y otros que disminuya. Acéptalo, obsérvalo, pero no te resignes, y busca cómo resucitarlo. No esperes a que resurja de manera espontánea, planificad encuentros sexuales cuando vuestras agendas no os lo permitan de manera natural.
  5. Mantén tus espacios individuales. Aunque os pueda parecer contradictorio, si hay algo que apaga el deseo es el exceso de cercanía. El deseo necesita distancia, falta y ausencia. Cuando nuestra pareja está lejos, nos imaginamos con ella, por lo que la ausencia y el anhelo suponen un gran componente del deseo. Un poco de incertidumbre puede ayudar a querer más.

Así es que respondiendo a la pregunta de si puede sobrevivir el Deseo al Paso del tiempo, la respuesta es un sí rotundo. Puedes seguir fomentando toda tu vida tu relación erótica y ser capaz de mirarte desde el deseo sexual. ¿Cómo? Haz que sea deseable desear.