¿Por qué no llego? Cuando no se encuentra el camino hacia el orgasmo

“¿Por qué no llego?”  Ésta es una pregunta que me hacen muchas mujeres en consulta. Y detrás de ella se esconden muchos mitos, rigidez, control, miedos, y otras causas que os iré desvelando a lo largo del artículo.
Para poder responder a ésta pregunta se debe entender algunas claves sobre la fisiología del orgasmo femenino, o dicho de otro modo, cómo funciona el orgasmo en una mujer.
El orgasmo lo entendemos como el placer producido por la liberación de la tensión sexual, cada persona va a sentir de diferente modo, intensidad y duración.

anorgasmia31
Una de las creencias en torno al orgasmo femenino es creer que existen varios tipos de orgasmo. Sin embargo, se trata de una sensación que se crea en el cerebro, y para que una mujer logre llegar a ésta sensación existen varias vías, algunas son físicas (clítoris, vagina, punto G, oreja, cuello, etc.) y otros corresponden a recursos como fantasías o sueños. No obstante, puesto que no hay dos personas que sientan lo mismo cuando se les acaricia o estimula una determinada zona del cuerpo, lo importante va a ser descubrir cual es el mapa erógeno que tiene cada persona (definir qué zonas producen más o menos placer, de que manera aumenta la excitación, etc.)
Por tanto, hasta ahora hemos visto que es esencial conocer el propio cuerpo, qué produce placer y de qué manera, pero una vez hecho esto, ¿qué otras dificultades pueden existir?
Por un lado está el problema de esperar a que el orgasmo se convierta en el objetivo de la relación sexual en lugar de ser el resultado del placer.

Veamos un pequeño ejemplo: “Imaginaros que decidís iros de excursión con unos amigos, y que habéis planeado subir un pico de una montaña. Para hacer esta pequeña aventura existen dos opciones: la primera no dejar de mirar el pico, como único objetivo, la segunda disfrutar del paisaje y de la compañía durante el trayecto hasta llegar a la cima”.

Tras leer este ejemplo, preguntaros ¿cuál es vuestro objetivo cuando tenéis una relación sexual?: disfrutar del contacto con el otro, de las sensaciones, de la intimidad, o pensar que aún no has llegado y que esta vez tampoco lo vas a conseguir.
Mientras se sigue mirando la cima, en una relación sexual difícilmente se va a llegar al orgasmo, recordemos que es el resultado de la acumulación de placer, y mientras la atención se centra en un único objetivo, el orgasmo, no se logra disfrutar del camino.
Por otro lado, una relación sexual implica también poder relajarse ante el propio cuerpo desnudo y el de la pareja, y por tanto ante la intimidad y el vínculo con el otro. Por ello, es muy importante que una mujer logre sentirse cómoda con su cuerpo, con los cambios que conlleva la propia excitación y con la relación de intimidad con su pareja.

Primeros pasos para conseguir un orgasmo:
1. Explora tu cuerpo: dedica un tiempo a descubrir tu cuerpo desnudo, tu cuerpo esconde grandes secretos que sólo tú vas a descubrir.
2. Siéntete cómoda con tu desnudez: conecta con las emociones que sientes cuando estás tú y tu cuerpo. Poco a poco irás sintiéndote más cómoda y tranquila contigo misma.
3. Descubre tus genitales: coge un espejo y obsérvalos, ¿qué sientes cuando los miras?
4. Practica la masturbación: existen muchas maneras de acariciarse, descubre las tuyas. Y cuando las hayas descubierto, compártelas con tu pareja, vuestra relación se beneficiará de ello.
5. Cambia el foco en la relación sexual: pasa a centrarte en tus sensaciones, en fantasías, en las caricias o besos que van sucediendo en lugar de esperar a que llegue un orgasmo.
6. Comunícate con tu pareja: es primordial la comunicación sexual, dedica un tiempo a hablar de sexo con él o ella, de cómo te has sentido, de qué te ha pasado, de lo bueno y de lo malo.
7. Desarrolla una actitud curiosa: la curiosidad por sorprender a tu pareja, por sorprenderte a ti, por ir un poco más allá es primordial para disfrutar de la sexualidad y para romper con la rutina. Mirar películas, leer literatura erótica, usar juguetes sexuales, etc.

Estas son algunas claves para empezar a descubrir tu sexualidad, para lograr disfrutar más de la intimidad y del sexo. Ahora es tú turno aceptar el reto:

“Anoche inventé un nuevo placer, y cuando lo iba a disfrutar por vez primera, llegaron violentamente a mi casa un ángel y un demonio. Entraron en mi puerta y disputaron acerca de mi nuevo placer. Uno gritaba: ¡Es un pecado! Y el otro decía: ¡Es una virtud!”
Khalil Gibran

Isabel Moreno

Una visión positiva de la palabra ¿CRISIS?

Hoy me apetece compartir con vosotros el significado que le dan en China a una palabra que oímos muy a menudo, y cuyo significado es principalmente negativo para nuestro oído, la palabra de la que os hablo es “CRISIS”.
Os propongo un experimento antes de seguir leyendo:

¿Repetid mentalmente la palabra crisis, qué es lo primero que os viene a la cabeza? 

Lo más probable es que muchos de vuestros pensamientos tengan una connotación negativa debido a lo que normalmente solemos escuchar y sobretodo al momento social que vivimos.
No obstante, sabíais que los chinos utilizan estas simbologías para explicar la idea de crisis:
crisis-360x450

Corresponden a la suma de dos conceptos: PELIGRO y OPORTUNIDAD.
Toda crisis puede suponer peligro, sufrimiento, miedo, momentos de incertidumbre, pero también puede ser una oportunidad para aprender algo nuevo, para cambiar y reinventarse.
A menudo nos quedamos con la primera parte del concepto crisis; sin embargo, en lugar de esperar a que el entorno, la situación social o económica mejore, os planteo una pregunta: “¿qué puedes hacer tu aquí y ahora para mejorar tu situación?”.
Sin lugar a duda, responder esta pregunta no es tarea fácil, pero depende de cada uno de vosotros escoger responsabilizaros de vuestro bienestar futuro.

Porque me interesa vuestra historia, vuestra realidad, vuestras dudas y preocupaciones. Os animo a proponer respuestas dirigidas a la oportunidad y al aprendizaje en momentos de crisis.

El arte de decir NO

Parece obvio que todos tenemos el derecho de decir no, e incluso a simple viste parece fácil llevarlo a cabo. Sin embargo, es muy común tener dificultades en pronunciar estas dos letras: NO.

Cuando en mi consulta, pongo como tarea a algún paciente practicar el siguiente experimento: Empezar a decir no, me encuentro con algunas de las siguientes respuestas: “pero pobre la otra persona… no tiene ninguna culpa”, “¿y si se lo toma mal?”, “total… tampoco es para tanto”.

Que pasa cuando respondes que sí:
1. Priorizas lo que pueda sentir el otro a tus propias necesidades.
2. Minimizas tus necesidades.
3. No te responsabilizas de tus derechos.

comunicacic3b3n1

Lo cierto es que quién más o quien menos se ha podido encontrar en la situación de aceptar algo que en realidad no quería hacer. Por ejemplo: Te invitan a una cena de unos conocidos, te encantaría irte a casa a descansar, pero no sabes como negarte y acabas asistiendo. Un familiar te regala una prenda de ropa que jamás te pondrás, cuando te pregunta si te gusta le respondes: “¡me encanta!”.

Y entonces, ¿porqué es tan difícil decir no?, y porqué resulta más fácil decir sí y cargarse uno mismo de más cosas. La respuesta está en que decir sí no te hace elegir ni tan solo pensar, por lo que es más rápido, además parece que de este modo, das una imagen al otro más positiva, porque aceptas lo que te han propuesto. Por otro lado, dar una negativa a una petición que en el fondo no queremos hacer, supone decidir a qué necesidad le vas a dar más prioridad, si a la propia o a la del otro.

El problema principal está en que cuando dices sí, aceptas también las consecuencias posteriores. Decir sí siempre o muy a menudo lleva a sumar, y cuanto más se suma, más fácil llegar a la saturación. Por ello es importante tomar conciencia de cuales son los deseos y necesidades propias, y decidir si eso va a ser prioritario, o si por lo contrario decides priorizar al otro.

La clave está en identificar tus necesidades, en conocer tus deseos y es tomar conciencia de que decir no es un derecho que todos tenemos. El paso siguiente será el de pasar a la acción, a partir de ahora tú decides a quien priorizas.

Pero puesto que sé que no es tarea fácil, aquí os propongo algunos consejos para empezar a practicar.

CONSEJOS PARA DECIR NO.

1. Pregúntate que es lo que tú quieres. Independientemente de lo que el otro desea, piensa que es lo que tú quieres hacer.
2. Date un tiempo para pensar. No debes responder en el momento si tienes dudas. Puedes dar una respuesta del tipo: “deja que me lo piense y te digo algo más tarde”. Con más tranquilidad y distancia podrás decidir mejor.
3. Pregúntate si puedes hacerlo. Para responder a esta pregunta, evalúa las consecuencias que supone decir sí, si puedes acarrear con esta carga o no.
4. Negocia un punto medio. A veces la respuesta no es un sí o un no, sino que se puede negociar un punto medio entre las dos personas.

Sin lugar a duda, decir no puede costar horrores. Pero cuesta mucho menos cuando tienes claro lo que quieres y sabes que hay cosas más importantes que la incomodidad de rechazar algo. De este modo lograrás invertir en tus verdaderas prioridades para vivirlas más intensamente y más sanamente. Y así conseguirás caminar con menos peso en la espalda y por tanto con más libertad y tranquilidad.

Espero que te animes a poner en práctica el arte de decir no.

Isabel Moreno

Bienvenidos

Bienvenidos a mi blog,

Hace poco más de un mes, decidí empezar mi andadura como psicóloga autónoma. Sé que los tiempos que corren no son los mejores, pero como que según mi parecer la vida es para los que se arriesgan, aquí estoy yo, arriesgándome, pero viviendo y sintiendo la prudencia e incertidumbre que también supone.
He empezado un proyecto personal, del que me hace mucha ilusión poder compartir con todos vosotros. La finalidad principal va a ser la psicoterapia y el desarrollo, tanto personal como profesional. Ofrezco espacios de acompañamiento psicológico que permitan a las personas resolver dificultades que puedan tener en el presente o bien desarrollar aquellas áreas de sus vidas que deseen mejorar. Os iré contando e informando de los diversos proyectos e iniciativas que vaya haciendo.
Hoy empiezo con este blog, que también forma parte de mi proyecto personal, del que me gustaría que fuera un espacio de intercambio. El hilo conductor será la psicología, la psicoterapia y la sexualidad, pero sin lugar a duda tu participación, tus opiniones y propuestas van a ser uno de los pilares fundamentales.
Me encantará poder compartir con vosotr@s artículos y noticias dirigidas a promover una psicología positiva, una sexualidad sin tabú y como consecuencia una vivencia satisfactoria de la vida.

Bienvenidos nuevamente a tod@s, y espero que os animéis a participar.

Isabel Moreno