¿Cómo aumentar el DESEO SEXUAL? 5 Pasos

Cuando una relación empieza no tenemos que hacer ningún esfuerzo para mantener la llama del deseo viva. La testosterona, que aumenta de manera natural durante la fase de enamoramiento, se ocupa de hacer el trabajo “sucio” por nosotros. Además nuestro cerebro nos ayuda a que vivamos esta experiencia de manera plena e intensa. Así es que lo único que tenemos que hacer es dejarnos llevar por lo que nuestro cuerpo nos pide, que suele ser, estar el máximo de tiempo posible (física y mentalmente) con nuestro enamorado/a.

Leer más

¿CÓMO TENER MÁS INICIATIVA SEXUAL?

¿Sabías que me podéis encontrar en el Canal Youtube de Oh!Sensual?

Hoy me estreno con mi primer vídeo en el que os hablo sobre como tener más Iniciativa Sexual. De este modo aquellas personas con menor iniciativa en sus relaciones sexuales aprenderán a desarrollarla fomentando así su deseo sexual.

Espero que os guste, y os ayude a desarrollar una sexualidad más saludable, satisfactoria, y porqué no, también más divertida. ¡Esperaré vuestros comentarios!

¿PUEDE SOBREVIVIR EL DESEO AL PASO DEL TIEMPO?

¿Puedes desear a tu pareja durante toda una vida? ¿La deseas más, menos, diferente? ¿Qué sucede con las ganas de estar con quién quieres cuando ya no te sorprende porque la conoces muy pero que muy bien?

Cuando una relación empieza no tenemos que hacer ningún esfuerzo para mantener la llama del deseo viva. La testosterona, que aumenta de manera natural durante la fase de enamoramiento, se ocupa de hacer el trabajo “sucio” por nosotros. Además nuestro cerebro nos ayuda a que vivamos esta experiencia de manera plena e intensa. Así es que lo único que tenemos que hacer es dejarnos llevar por lo que nuestro cuerpo nos pide, que suele ser, estar el máximo de tiempo posible (física y mentalmente) con nuestro enamorado/a.

Para muchos sería fácil mantener esta fórmula, y que: “para los siglos de los siglos… el deseo sexual se mantuviera intacto”, que sólo con mirar a tu pareja, o que ella te mirara a ti fuera suficiente para que hubiera un encuentro sexual.

Estamos más habituados a aceptar que las parejas rompan o que tengan relaciones extramatrimoniales; y en cambio nos cuesta más creer que  una pareja pueda desearse pasados los años. Pero del mismo modo que existen relaciones fugaces, otras que no aguantan el paso del tiempo, también las hay que sobreviven, y si lo logran es porque de alguna manera han logrado conservar y transformar con el paso del tiempo, parte de esa llama de cuando eran jóvenes.

Disfrutar con tu pareja sexualmente tras  toda una vida juntos es una de las mejores pastillas anti-envejecimiento que puede existir. Y esto no lo dice ninguna farmacéutica, es uno de los regalos que yo he podido observar en consulta cuando una pareja que lleva más de 20 años juntos se siguen deseando.
Lo cierto es como para casi nada en la vida, no existe una fórmula mágica para lograrlo. Sin embargo, sí hay algunos PASOS que os pueden ayudar a que el deseo siga vivo:

  1. Cultiva tu imaginación, desarrolla una mente curiosa y mira con interés a tu pareja. No se trata de practicar el kamasutra y de innovar en cuestión de “técnicas”. No te olvides de la sorpresa. La novedad, es el gran aliado del deseo. Si la rutina genera tranquilidad y predictibilidad (también necesaria en una relación a largo plazo), el deseo necesita sorpresa, aventura y novedad.
  2. Piensa más en sexo. Las fantasías nos permiten trascender los obstáculos morales, sociales y personales, y por tanto son un lugar seguro para lograr el placer.
  3. Mantened vuestro espacio de intimidad. No es un espacio de 5 minutos, no lo entendáis como un espacio que se cuenta y que tiene con una frecuencia determinada. Se trata de crear un espacio donde dejéis vuestros “trajes” de personas responsables, y dejéis que el juego erótico sea el protagonista de vuestro momento.
  4. Observa y actúa ante el curso del deseo en vuestra relación. El deseo es cambiante. A lo largo de la relación habrá momentos en los que el deseo aumente y otros que disminuya. Acéptalo, obsérvalo, pero no te resignes, y busca cómo resucitarlo. No esperes a que resurja de manera espontánea, planificad encuentros sexuales cuando vuestras agendas no os lo permitan de manera natural.
  5. Mantén tus espacios individuales. Aunque os pueda parecer contradictorio, si hay algo que apaga el deseo es el exceso de cercanía. El deseo necesita distancia, falta y ausencia. Cuando nuestra pareja está lejos, nos imaginamos con ella, por lo que la ausencia y el anhelo suponen un gran componente del deseo. Un poco de incertidumbre puede ayudar a querer más.

Así es que respondiendo a la pregunta de si puede sobrevivir el Deseo al Paso del tiempo, la respuesta es un sí rotundo. Puedes seguir fomentando toda tu vida tu relación erótica y ser capaz de mirarte desde el deseo sexual. ¿Cómo? Haz que sea deseable desear.

 

SUPERAR UNA RUPTURA DE PAREJA 

Al abordar el tema de “superar una ruptura” debemos establecer el contexto actual de pareja. Los modelos de pareja han evolucionado y cambiado a lo largo de los últimos años. Si hace unas décadas, el matrimonio y el “por siempre juntos” era lo que primaba e importaba en las relaciones de pareja; ésta premisa ha cambiado por el querer tener vidas afectivas plenas a lo largo de la vida.

Como consecuencia de este cambio de paradigma sentimental, no tenemos otra opción que aprender a gestionar toda ruptura de pareja que viviremos a lo largo de la vida. Y aunque parezca que ahoga o duela demasiado, os puedo asegurar que el sufrimiento pasa al superar una ruptura. El camino está en la aceptación (reconocer que la historia se ha terminado) y la reconstrucción del nuevo momento vital en el que uno se encuentre.

Superar una ruptura

Por un lado, están las personas que “son dejadas”, aquellas que no deciden poner punto y final a sus relaciones. Quienes pasan por este proceso pueden experimentar dos caminos. Hay personas que intentan reconquistar de cualquier manera a la pareja. Es aquel momento, en el que cómo por arte de magia, la “parte dejada” empieza a hacer los cambios que su pareja le pedía. Esta es la consecuencia, el intento desesperado, de no aceptar que la relación se acabe. Por otro lado, existe otra manera de comportarse tras ser dejado, en lugar de suplicar amor, rechazan cualquier contacto. Esta es una respuesta emocional del dolor, experimentada a través de la rabia. Ambas estrategias de comportamiento son posibilidades dentro de la primera fase de toda ruptura de pareja, la no aceptación del fin de la historia.

Según mi experiencia profesional, si te han dejado, para superar una ruptura debes por un lado entender qué le ha ocurrido a tu pareja para que tome esta decisión y en segundo lugar buscar qué responsabilidad tienes tu en este proceso. El dolor es inevitable, estarás triste, enfadado, no entenderás nada, pero de nada sirve suplicar que te vuelvan a querer, así como tampoco intentar ser quien no eres, pues este no es el objetivo de vivir en pareja.

Las parejas son para disfrutar, para aprender con el otro, para crecer y compartir, y en ningún caso para sufrir o convertirte en alguien que no eres.

Por otro lado, nos encontramos con aquellas personas que deciden acabar con sus relaciones. Quienes dejan a sus parejas también sufren, también deben superar una ruptura, pues esta decisión supone dejar a una persona que has querido mucho y que en muchos casos sigues queriendo, pero con quien no quieres compartir tu vida. En este caso, la culpa y la pena suelen ser las emociones principales a tratar. Para superarlo, es clave que cada uno se responsabilice de su dolor. En ningún caso se debe seguir en una relación por pena a que el otro sufra. En tal caso, el futuro no es otro que la muerte en vida, vivir la vida por no querer hacer daño da como consecuencia sacrificar la vida propia.

TÚ Y YO YA NO ESTAMOS JUNTOS, ¿Y AHORA QUE?

Cuando se termina una relación, como cuando se termina cualquier cosa en la vida, las personas pasamos por un proceso de duelo. Para superar una ruptura debemos en primer lugar dejar ir las pérdidas, sentir lo que se ha roto para aceptar y construir un nuevo camino, en este caso solo o sola.

Cuando trabajo este proceso en terapia, acompaño a las personas a que se liberen de lo viejo (lo que han perdido), que encuentren el aprendizaje de tal ruptura y construyan un nuevo camino.

COMO SUPERAR UNA RUPTURA

Estas son algunas estrategias, que si os encontráis en este momento, os pueden ayudar.

  1. Aunque duela, debes sentir la pérdida. Sé que el deseo en estos momentos es de que desaparezca el sufrimiento, bien sea en forma de tristeza, pena, culpa o rabia. Pero es indispensable atravesarlo para aprender de ello.
  2. No te aísles y relaciónate. Busca apoyo en tu entorno más cercano. No quieras ser fuerte y poder tu solo, pero tampoco caigas en monopolizar toda la conversación en la ruptura. La clave está en que a pesar del sufrimiento sigas activo, hagas cosas, que no te quedes viendo la vida pasar.
  3. Aprende a vivir contigo mismo. Ahora el objetivo no es buscar una nueva pareja, no quieras enamorarte de nuevo lo antes posible. Es el momento de aprender a vivir sin pareja, disfrutar y sentirte bien sin la necesidad de tener alguien al lado.
  4. Arriésgate a hacer cosas nuevas. Prueba a hacer cosas solo/a y experimenta que puede ser algo positivo. Dirige tu energía en tu cuidado personal, puedes darte algún capricho e invertir el tiempo en ti.
  5. Construye el modelo de pareja que quieres tener. Una ruptura es una gran oportunidad para cuestionarte lo que quieres y lo que no en tu futura relación de pareja. Cuando el sufrimiento no es tan intenso, es el momento de reconstruir el modelo de pareja vivido. Intenta no centrarte en la otra persona, no caer en el bueno o el malo de la relación. Y pregúntate que has aprendido de tu anterior pareja para que no se repita el modelo en el futuro.

Este proceso no tiene un tiempo predeterminado de duración, y tampoco os puedo decir cómo va a seguir. Lo que sí sé es que si aceptáis el reto de vivir y aprender de la pérdida, algo nuevo en vuestras vidas nacerá al superar una ruptura.

Lo nuevo, puede ser en forma de una relación de pareja o aprendiendo y disfrutando a vivir solo/a, sea cual sea la continuación de tu historia, que sea desde la construcción de lo que tú quieres y deseas.

Y, si llega el momento en el que decides que quieres volver a compartir tu vida con alguien, sal, conoce gente, relaciónate, y cómo consecuencia alguien nuevo entrará en tu vida. Intenta que no sea el centro de tu vida y se transforme en una obsesión, en tal caso se convertirá en una barrera. La energía no debe ir dirigida a la búsqueda, porque entonces dejas escapar las cosas que sí están pasando a tu alrededor.

Aprender a dejar ir, es el primer paso para ser libre y dejar ser libre a quien amamos.

¿Por qué no llego? Cuando no se encuentra el camino hacia el orgasmo

“¿Por qué no llego?”  Ésta es una pregunta que me hacen muchas mujeres en consulta. Y detrás de ella se esconden muchos mitos, rigidez, control, miedos, y otras causas que os iré desvelando a lo largo del artículo.
Para poder responder a ésta pregunta se debe entender algunas claves sobre la fisiología del orgasmo femenino, o dicho de otro modo, cómo funciona el orgasmo en una mujer.
El orgasmo lo entendemos como el placer producido por la liberación de la tensión sexual, cada persona va a sentir de diferente modo, intensidad y duración.

anorgasmia31
Una de las creencias en torno al orgasmo femenino es creer que existen varios tipos de orgasmo. Sin embargo, se trata de una sensación que se crea en el cerebro, y para que una mujer logre llegar a ésta sensación existen varias vías, algunas son físicas (clítoris, vagina, punto G, oreja, cuello, etc.) y otros corresponden a recursos como fantasías o sueños. No obstante, puesto que no hay dos personas que sientan lo mismo cuando se les acaricia o estimula una determinada zona del cuerpo, lo importante va a ser descubrir cual es el mapa erógeno que tiene cada persona (definir qué zonas producen más o menos placer, de que manera aumenta la excitación, etc.)
Por tanto, hasta ahora hemos visto que es esencial conocer el propio cuerpo, qué produce placer y de qué manera, pero una vez hecho esto, ¿qué otras dificultades pueden existir?
Por un lado está el problema de esperar a que el orgasmo se convierta en el objetivo de la relación sexual en lugar de ser el resultado del placer.

Veamos un pequeño ejemplo: “Imaginaros que decidís iros de excursión con unos amigos, y que habéis planeado subir un pico de una montaña. Para hacer esta pequeña aventura existen dos opciones: la primera no dejar de mirar el pico, como único objetivo, la segunda disfrutar del paisaje y de la compañía durante el trayecto hasta llegar a la cima”.

Tras leer este ejemplo, preguntaros ¿cuál es vuestro objetivo cuando tenéis una relación sexual?: disfrutar del contacto con el otro, de las sensaciones, de la intimidad, o pensar que aún no has llegado y que esta vez tampoco lo vas a conseguir.
Mientras se sigue mirando la cima, en una relación sexual difícilmente se va a llegar al orgasmo, recordemos que es el resultado de la acumulación de placer, y mientras la atención se centra en un único objetivo, el orgasmo, no se logra disfrutar del camino.
Por otro lado, una relación sexual implica también poder relajarse ante el propio cuerpo desnudo y el de la pareja, y por tanto ante la intimidad y el vínculo con el otro. Por ello, es muy importante que una mujer logre sentirse cómoda con su cuerpo, con los cambios que conlleva la propia excitación y con la relación de intimidad con su pareja.

Primeros pasos para conseguir un orgasmo:
1. Explora tu cuerpo: dedica un tiempo a descubrir tu cuerpo desnudo, tu cuerpo esconde grandes secretos que sólo tú vas a descubrir.
2. Siéntete cómoda con tu desnudez: conecta con las emociones que sientes cuando estás tú y tu cuerpo. Poco a poco irás sintiéndote más cómoda y tranquila contigo misma.
3. Descubre tus genitales: coge un espejo y obsérvalos, ¿qué sientes cuando los miras?
4. Practica la masturbación: existen muchas maneras de acariciarse, descubre las tuyas. Y cuando las hayas descubierto, compártelas con tu pareja, vuestra relación se beneficiará de ello.
5. Cambia el foco en la relación sexual: pasa a centrarte en tus sensaciones, en fantasías, en las caricias o besos que van sucediendo en lugar de esperar a que llegue un orgasmo.
6. Comunícate con tu pareja: es primordial la comunicación sexual, dedica un tiempo a hablar de sexo con él o ella, de cómo te has sentido, de qué te ha pasado, de lo bueno y de lo malo.
7. Desarrolla una actitud curiosa: la curiosidad por sorprender a tu pareja, por sorprenderte a ti, por ir un poco más allá es primordial para disfrutar de la sexualidad y para romper con la rutina. Mirar películas, leer literatura erótica, usar juguetes sexuales, etc.

Estas son algunas claves para empezar a descubrir tu sexualidad, para lograr disfrutar más de la intimidad y del sexo. Ahora es tú turno aceptar el reto:

“Anoche inventé un nuevo placer, y cuando lo iba a disfrutar por vez primera, llegaron violentamente a mi casa un ángel y un demonio. Entraron en mi puerta y disputaron acerca de mi nuevo placer. Uno gritaba: ¡Es un pecado! Y el otro decía: ¡Es una virtud!”
Khalil Gibran

Isabel Moreno