DEPENDENCIA EMOCIONAL

SI TE QUIERO, NO TE NECESITO. ENTONCES, ¿CÓMO TE QUIERO?

¿Cómo sé que quiero a mi pareja? ¿Se puede aprender a amar de manera sana? ¿Cuáles son los pilares de una relación?

Cuando abordamos la dependencia emocional son muchas las preguntas en torno a cómo “debe” ser una “buena” relación de pareja. Y es que cuando se trata de querer a nuestra pareja entran en conflicto creencias familiares, mitos culturales, luchas de poder y muchas otras trampas que nada tienen que ver con el amor sano. Pues sin saberlo, nuestros referentes de “amor verdadero” acaban siendo ficciones.

Empecemos por lo que no define al amor, sin lugar a duda se trata de verbo “necesitar”. El amor sano debe ser libre de ataduras, en una relación de pareja es indispensable sentirse libre con el otro, sin dependencia emocional. Cuando necesitamos a nuestra pareja se crea un desequilibrio de poder. Creer que no podemos vivir sin alguien es siempre un engaño de la mente, aunque sigue siendo una de las frases románticas más repetidas en películas, libros y canciones. Sin embargo, ésta no puede ser nunca la premisa que rija una relación.

Yo no creo que exista una fórmula que defina cómo se debe querer, pues pienso que ésta ecuación debe ser resuelta por cada pareja. Sin embargo, sí creo que hay algunas variables que deben formar parte de la ecuación y otras que deben eliminarse.

Para empezar me gustaría hablaros de la Ecuación de partida: 1+1 = 3

En muchas ocasiones la aritmética y la psicología no se ponen de acuerdo, y éste sería uno de esos casos. Os intentaré resumir en qué consiste ésta fórmula con uno de mis dibujos:

pareja sin problemas

En una relación de pareja tenemos que buscar la manera de mantener nuestro propio espacio personal, nuestro crecimiento vital, y esto es responsabilidad individual. Y a la vez, dejar lugar al otro para que se desarrolle, para que decida que quiere y como quiere que sea su parcela individual. Y después poder construir un espacio conjunto, en el que los dos a partes iguales, sumen y aporten los pilares de la relación que desean constituir sin caer en la dependencia emocional.

Ahora que ya sabéis por dónde empezar a construir vuestra ecuación, veamos qué otras variables más podéis añadir y cuales sería aconsejable eliminar.

De momento, no añado ni quito más variables, y os propongo una pregunta:

¿CUÁLES SON LAS VARIABLES INDISPENSABLES (vuestros “incondicionales”) PARA CONSTRUIR VUESTRA ECUACIÓN PERFECTA?

Y recordar que la ecuación no estará resuelta, hasta que no construyáis una de conjunta.

Definir que necesitáis como pareja genera seguridad y orienta hacia el futuro. Sin embargo no olvidéis que la vida está en cambio continuo; al cambiar cada miembro de la relación a lo largo del tiempo, también evoluciona y se transforma la pareja. Así es que revisad vuestra ecuación de vez en cuando, es posible que toque ajustarla a las nuevas necesidades.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *