“NO SÉ SI QUIERO A MI PAREJA PORQUE ME IMAGINO CÓMO SERÍA CON OTRAS PERSONAS.”

Lo quiero y tengo claro que es el hombre de mi vida, si es que existe tal hombre sé que al menos ahora lo escojo a él. Nos lo pasamos bien juntos, me río con él, también nos enfadamos de vez en cuando. Me gusta compartir mi vida con él y pensar en un futuro juntos, pienso en formar una familia y la veo junto a él, pienso en nuestras próximas vacaciones y quiero planificarlas con él. Pero por otro lado, pienso en otros hombres, en si estoy escogiendo al acertado, en si en el fondo me conformo porque es lo fácil y lo cómodo pero no estoy enamorada de verdad. A veces, mientras tomo un café en una terraza y se sienta un chico a mi lado, al escucharlo lo veo más afín a mí, y me imagino que con él sería más feliz. Incluso cuando estoy en casa con Andrés, los dos tumbados en el sofá, me imagino cómo sería estar con otra persona, alguien diferente, quizás más alocado, o espontáneo, o quizás más tranquilo y centrado, y pienso en mi y en ese chico juntos (tiene la mirada perdida, y sonríe mientras me relata sus historias). Pero después (su rostro se vuelvo más serio, muestra preocupación y me mira fijamente), me empiezo a agobiar, “pero ¿por qué pienso en otros hombres si yo quiero al mío?”, “¿me estaré volviendo loca?”, “¿tengo un problema en mi relación?” o simplemente no sé lo qué quiero.

Este es un pequeño relato de las conversaciones que teníamos con Sofía en terapia. Ella era una chica de 35 años, llevaba 4 años junto a su actual pareja, y tenía miedo de estar equivocándose, de no saber si escogía al hombre acertado.

El miedo se expresa de muchas formas, y nos hace creer una historia que no es cierta, que no está pasando. Esto nos lleva a crear en nuestra cabeza historias (más o menos terroríficas) de lo que no queremos que pase bajo ninguna circunstancia (pero que como casi todo en la vida, es posible).

¿Y qué pasa cuando estando en pareja tu mente se va a otros escenarios más o menos idílicos, pero en el fondo ficticios?

Pues que infravaloras lo que realmente existe, tu relación de pareja real.
Las fantasías (esas historia imaginarias que crea tu mente) funcionan como mecanismos de defensa (te protegen), son estrategias para huir (virtualmente) de la realidad. Y hay personas que son unas expertas en contarse grandes historias, con todo lujo de detalle, tanto… que viven vidas paralelas en su cabeza.

Mientras tengas el “Play” en tu cabeza, no podrás ver la película real que vives y decidir si esta película, tu vida, sin reyes ni reinas, sin sapos ni princesas, es la que quieres vivir o necesitas hacer algún cambio (o arreglo) en ella. Y ahí está el quid de la cuestión, esta es la dificultad real, ver los problemas sin escaparte, y como adulto/a tomar las riendas y afrontarlos.

Así es que si eres de los que te cuentas cuentos a menudo, y esto te hace dudar sobre si quieres o no a tu pareja, te propongo lo siguiente.

5 PASOS PARA NO CONTARTE HISTORIAS Y VIVIR TU VIDA REAL (que no está nada mal si aprendes a vivirla con consciencia):

  1. No se trata de buscar al chico/a ideal, a la pareja que cumpla todos los “tics” de tu lista de “must be”. Se trata de ver y valorar a la pareja que escoges. Haz una lista de todas las cosas que te aporta tu pareja actual, y valora si son importantes para ti, si es así, sencillamente ¡disfrútalas!
  2. Está bien ser un cuenta-cuentos, y cómo tienes ese talento innato úsalo a tu favor. Coge una libreta y un bolígrafo y escribe tu historia real. Así serás más consciente de lo que vives y te ayudará a tomar decisiones más acertadas para ti.
  3. Fíjate cuando tu mente vuela hacia otros mundos: es cuando discutes con tu pareja, cuando tienes un mal día o estás de bajón, o quizás cuando estás aburrido. Este punto es súper importante porque te darás cuenta de qué te estás escapando, qué problema te cuesta hacer frente y solucionar, y podrás empezar a resolverlo.
  4. Ya te has hecho mayor, así es que ha llegado el momento de responder cómo adulto. Resuelve el problema o el conflicto real. Tu pareja te va a seguir queriendo. De hecho es uno de los mejores actos de amor que puedes hacer, por ti y para él/ella.
  5. A medida que vayas construyendo tu novela real, irás descubriendo nuevos detalles que no habías percibido. Te darás cuenta de lo que realmente quieres, de lo que te molesta y aprenderás a comunicarlo, aprenderás a cuidarte y a pedir cómo necesites que te cuiden. En definitiva serás el protagonista de tu vida y junto con tu pareja construiréis vuestra historia, una bonita historia (con sus baches, stops en el camino y alguna que otra montaña rusa), lo siento, pero la vida en pareja no es un cuento de hadas, pero no te asustes que tampoco es una tortura china.

Te animo a que descubras cómo es realmente tu relación de pareja, sin compararla con la que creas que debería ser. Así y sólo así descubrirás lo bonito que es compartir la vida con alguien y decidirás cómo tú quieres compartirla.

Existen infinidad de parejas posibles, sé valiente, sé diferente, sé tú mismo y junto a tu pareja formad vuestra relación ideal (en formato real).

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *